jueves, 23 de agosto de 2012

Memorial

Tendrás malos días pequeña
días donde las exigencias harán crujir
tus rodillas delgadas
Días en que la marea intentará quebrar
tus sueños de niña, momentos en que
un inmigrante alemán, que a veces sale
en televisión hablando un español
chapuceado, saltará sobre tus hombros
perfectos logrando que debas arrastrarte
a tu casa adolorida y somnolienta.
Días en los que no estaré cerca para
apreciar tu cuerpo en su belleza de todas
las mañanas, un ebanista que en la
repetición y desgaste encuentra la perfección
del centro pero tú lo sabes, nunca olvidas.
Es la docilidad lo único que puede perderte,
la ausencia de una obra que se construye poco a poco.
Sólo algo que demora años en dar un pequeño
signo vale la pena, una idea fija a través del tiempo.
La disciplina de la vida te llevará a prepararte contra
la muerte, pero me equivoco al decir contra porque
los muertos ven con alegría cuando entre los vivos se
desarrolla su arte.
Los pequeños sucesos se encadenan
a decenas en devenir, cumplen su forma y organizan el
mundo. Naciste con el don de la máscara
que oculta e invita, diez centímetros sobre el suelo,
un velo corrido que enseña a mirar el
detalle pasado por alto, los ojos puestos en todos lados.
Todas partes jamás te perderán.

2 comentarios:

Paz · dijo...

me gustó.. mucho.
saludos.

Roberto Anki dijo...

lamento que tenga tan mal gusto.